Enfermo de amor de Steffi Hernández 014

Capítulo 14 Ya no la conozco

—¿Qué? —Lin Xinyan estaba confundida.
Zong Jinghao se levantó de la silla y se acercó a ella a contraluz, dando pasos firmes y lentos. Cuando por fin puso delante de Lin Xinyan y dijo de forma condescendiente:
—Mientras sigamos siendo marido y mujer, no te acuestes con otros hombres.
Ignorando las razones por las que se casaron, ella no debía engañarlo durante su matrimonio. Este era su límite y su dignidad como hombre.
Lin Xinyan no reaccionó durante un tiempo. «¿Con quién me habría acostado?»
—¿No pasas la noche aquí con otra mujer? —replicó por instinto—. ¿Cómo tu esposa, quieres que te pida que hagas lo mismo?
Zong Jinghao frunció el ceño.
—No me he acostado con ella.
Lin Xinyan se quedó atónita por un momento. Estaba claro que Bai Zhuwei se había quedado aquí la noche anterior. ¿Quién le iba a creer que no se había acostado con ella?
«Espera. Si duerme con ella o no, ¿qué tiene que ver conmigo?»
La expresión del rostro de Zong Jinghao cambió.
«¿Qué estoy haciendo?»
Lin Xinyan no quería pelear con él, así que suavizó su tono.
—Haré todo lo posible por hacer lo que me pides. Así que…
Agitó el documento en su mano, dejando claro su mensaje. Zong Jinghao respondió de manera seca en reconocimiento, con un poco de ira en su tono. No estaba enojado con Lin Xinyan, sino consigo mismo. «¿Por qué tengo que darle explicaciones? ¡Debo estar loco!»
Un comportamiento tan inusual lo hizo sentirse muy incómodo e incluso asqueado.
Lin Xinyan fue contratada para trabajar en el restaurante, por lo que si quería terminar este documento debía ser traducirlo lo antes posible.
A las 12 de la madrugada, solo había terminado la mitad y ya tenía mucho sueño; para despejarse, se llevó el documento a la sala. Toda la villa estaba en silencio a esa hora, Zong Jinghao y la señora Yu debían estar en un profundo sueño.
Dejó el documento en la mesa de centro y se dirigió a la cocina para servirse un vaso de agua caliente. Después, dejó el vaso y regreso a la sala para sentarse en la alfombra antes de continuar con la traducción en la mesa de café.
Zong Jinghao tenía sed, así que bajó a por agua en mitad de la noche. Cuando vio que Lin Xinyan seguía traduciendo los documentos, frunció un poco el ceño, pero no dijo nada. Ella lo vio, pero tampoco intentó hablarle. Él no estaba acostumbrado a tener extraños en casa, así que cuando vio el vaso de agua sobre la mesa, lo agarró y se lo bebió.
—Umm…
Lin Xinyan quiso decirle que había tomado agua de ese vaso antes, pero Zong Jinghao ya lo había usado, así que no supo cómo terminar su frase. Tras verla, él pareció entender el motivo de su pausa a mitad de la frase, así que fijó su mirada en su rostro durante unos segundos y luego bajó la cabeza. Bajo la brillante luz, vio que había una débil huella de labios superpuesta en el borde del vaso y la mitad estaba en el lugar donde acababa de beber agua.
Era obvio que el lugar del que acababa de beber había sido utilizado por alguien, combinado con la reacción de Lin Xinyan de ahora, estaba seguro de que era ella. Con la cabeza agachada ella fingió que no había visto nada y que no había pasado nada; sin embargo, de manera inexplicable sintió su cara caliente. No estaban muy familiarizados el uno con el otro, por lo que compartir vaso era algo demasiado íntimo y, aunque no era su intención, Lin Xinyan seguía sintiéndose avergonzada.
Moviendo los labios, Zong Jinghao se lamió el labio inferior con la punta de la lengua. Tampoco sabía en qué estaba pensando, así que se limitó a beber el agua restante. Dejando el vaso vacío, se acercó y miró el reloj. Ya era la una.
—¿Todavía no te vas a dormir?
Lin Xinyan bajó la cabeza y ni siquiera se atrevió a levantar la vista.
—Aún no tengo sueño.
Zong Jinghao la miró en silencio durante dos segundos antes de darse la vuelta para subir. Cuando se dirigía a la escalera, recordó de repente que ella había dicho que tuvo una entrevista de trabajo en su empresa, pero que no la habían aceptado. En ese momento pensó que era extraño así que volvió a su habitación, tomó el teléfono y llamó a Guan Jing.
Guan Jing estaba de mal humor después de ser despertado por la llamada telefónica mientras estaba muy dormido, por lo que tomó con rabia el teléfono de la mesita de noche y se dispuso a insultar a la persona que llamaba. Pero cuando vio el nombre en la pantalla, se volvió tímido de inmediato mientras se frotaba los ojos y contestaba la llamada.
—Señor Zong.
—Averigua por qué el Departamento de Recursos Humanos se negó a contratar a un traductor.
—¿Eh?
Antes de que Guan Jing pudiera entender lo que estaba pasando, la persona que llamaba ya había colgado el teléfono. Luego, miró su teléfono. «¿Acaba de llamarme por algo tan insignificante en mitad de la noche?» Guan Jing hizo una mueca. «De verdad perturbó mi sueño.»
Solo se quejaba, sin atreverse a incumplir con la tarea.
Al día siguiente, la señora Yu se despertó y encontró a Lin Xinyan durmiendo sobre la mesa. No podía entender la pila de papeles que tenía delante de ella, pero sabía que podía ser algo del trabajo.
—No tienes que trabajar tanto como para no dormir —suspiró en secreto.
Aunque no lo entendía, entró en su habitación para tomar una manta y ponérsela por encima.
En ese momento, Zong Jinghao bajaba del piso de arriba y vio a la señora Yu poniendo una manta sobre Lin Xinyan. Las finas líneas en las esquinas de sus ojos se hicieron más profundas con un toque de magnanimidad por los años que había vivido. Se acercó y se agachó para recoger los 22 documentos que ella había terminado de traducir a mano.
Después de todo esto, ya casi habría amanecido. «¿Esta mujer no durmió en toda la noche?» Zong Jinghao no pudo evitar mirarla de nuevo.
Sin saber qué decir, la señora Yu suspiró y se fue a preparar el desayuno en la cocina.
Cuando Lin Xinyan se despertó, Zong Jinghao ya estaba desayunando. Frotándose los ojos y apoyándose en la mesa para levantarse, descubrió que las dos piernas se le habían entumecido por lo que tuvo que descansar durante mucho tiempo antes de poder caminar. Luego, se dirigió al baño para limpiarse, ducharse y recargar energía.
En cuanto Lin Xinyan se vistió y salió, puso los documentos traducidos delante de Zong Jinghao.
—Está listo.
Se sentó de nuevo en su asiento para tomar su desayuno.
—Si está bien para ti, dame el dinero ahora. —dijo tras pensarlo un momento ya que Lin Xinyan temía que se le olvidara.
Zong Jinghao dejó la taza de café y la miró durante dos segundos.
—No tengo efectivo justo ahora. Búscame en la empresa más tarde.
Después de hablar, se levantó de su asiento.
Tomando un sorbo de la leche, a Lin Xinyan no le importaba siempre y cuando el aceptara; se esforzó por terminar de traducir los documentos, pues no quería que su trabajo se viera afectado el día de hoy.
Poco después de que Zong Jinghao se fuera, Lin Xinyan se fue también.
En el restaurante usaban uniforme. Por lo tanto, ella se puso la camisa blanca, un chaleco negro, corbatín en el cuello y una falda ajustada, dejando ver su par de piernas rectas y esbeltas.
Sentada junto a una ventana, Bai Zhuwei estaba de muy buen humor, ya que Zong Jinghao tomó la iniciativa y la invitó a comer.
Aunque Zong Jinghao había hecho oficial su relación y había prometido que se casaría con ella, nunca había tomado la iniciativa de invitarla a salir y siempre había sido ella la que tomaba la iniciativa.
—Hao…
—Oí que fuiste tú quien rechazó la solicitud de trabajo de Lin Xinyan como traductor, ¿es eso cierto?
Guan Jing le dijo cuando llegó a la empresa en la mañana que fue Bai Zhuwei quien rechazó de la solicitud de trabajo de Lin Xinyan.
Ella apretó los puños pensando: «¿Cómo se había enterado de esto?»
Zong Jinghao se recostó en la silla con el cálido sol de la ventana brillando sobre su cuerpo, de forma perezosa apoyó la mandíbula en su mano, con una mirada profunda e inquisitiva.
En ese momento, se dio cuenta de que ya no entendía a esa mujer de buen corazón que le había salvado cuando era un niño y había sido su antídoto.

SIGUIENTE

Leave a Reply

comment-avatar

*