Enfermo de amor de Steffi Hernández 015

Capítulo 15 El niño es tuyo

Reprimiendo el pánico en su corazón, Bai Zhuwei bajó ligeramente la mirada con los ojos un tanto llorosos.
—Ella está contigo todo el día. Si trabaja en la compañía como traductora, estará aún más cerca de ti. Temo que con el paso del tiempo sentirán algo el uno por el otro.
Ahora que ya no podía ocultárselo, ya no quería ocultarlo; en lugar de eso, le dijo la verdad para disipar sus sospechas, pues tenía miedo de perderlo.
—Me conoces desde hace mucho tiempo, y sabes lo que siento por ti… —dijo con sus grandes ojos llorosos y continuó conteniendo las lágrimas—: Tenía mucho miedo de perderte. Por eso actué por mi cuenta cuando vi su solicitud de trabajo.
Zong Jinghao frunció el ceño con fuerza.
—Te dije que nos divorciaremos después de un mes.
Bai Zhuwei lo sabía. Si no supiera que Lin Xinyan era la chica de aquella noche, estaría dispuesta a esperar. Había estado esperando durante muchos años, así que un mes más no era nada. Pero ahora, ella no podía esperar más. No podía dejar que se acercara demasiado a Zong Jinghao. ¡Ni hablar!
—Lin Xinyan, lleva esto a la mesa número 2.
Lin Xinyan asintió. De alguna manera, debido a su falta de sueño de la noche anterior y a que hoy había estado de pie en el trabajo, sintió un ligero dolor en el vientre. Se dirigió hacia la mesa número dos con la bandeja de comida, pero antes de llegar allí, vio a Bai Zhuwei con Zong Jinghao sentado frente a ella. Aunque dudó un instante, este era su trabajo, así que no podía evitarlo.
—Aquí está su comida —dijo esbozando una sonrisa ejemplar en el rostro.
Inclinándose, Lin Xinyan tomó la comida de la bandeja. Cuando colocó el plato delante de Zong Jinghao, de repente le agarraron la muñeca.
—¿Qué estás haciendo? —Su voz sonaba un poco fría, con un tono interrogativo.
Su mirada se detuvo en su cuerpo; ella llevaba una camisa blanca con un chaleco negro, y una falda corta y ajustada que solo le cubría las caderas, dejando al descubierto un par de piernas bonitas y rectas. Detuvo su mirada en sus piernas durante unos segundos, mientras su rostro se ensombrecía.
«¿Qué tipo de atuendo lleva? ¿A quién le está mostrando su piel? Es una mujer casada, ¿qué hace aquí?»
Lin Xinyan mantuvo la sonrisa en su rostro.
—Estoy trabajando.
Zong Jinghao frunció el ceño, con una ligera molestia en su rostro. «Además de traducir los documentos y pedirle dinero a él, ahora estaba en este trabajo. ¿De verdad los Lin estaban pasando tan mala racha?»
—¿Podrías soltarme, por favor? —Lin Xinyan no lo veía como un gran problema, ya que ganaba dinero con sus propias manos.
Bai Zhuwei extendió la mano para agarrar la de Zong Jinghao.
—Hao, la gente está mirando. Salgamos a hablar.
Nadie sabía del matrimonio entre Zong Jinghao y Lin Xinyan. Bai Zhuwei no quería que él expusiera este asunto. Mirando con atención a Lin Xinyan, Zong Jinghao solo fue capaz de reprimir su inexplicable ira después de mucho tiempo y la soltó.
—No quiero que trabajes aquí.
Lin Xinyan solo sintió que el dolor en su vientre crecía en intensidad, mientras que en su frente se habían formado gotas de sudor; quería explicarle, pero se sentía débil, así que se fue con la bandeja de comida sin decir nada. Dejó el plato y se metió en el baño, esta sensación la asustó. Por fortuna, no sangró. Al salir del cubículo, se lavó las manos junto al lavabo. Luego bajó la cabeza y se tocó el vientre.
—Pórtate bien, bebé.
«Mamá necesita ganar dinero. Solo cuando tenga dinero suficiente podré cuidar bien de mi madre y del bebé que llevaba en mi vientre.»
Bai Zhuwei entró y escuchó por casualidad lo que decía; entonces, fijó sus ojos en su barriga mientras su rostro se volvía pálido.
—No es de Zong Jinghao —explicó Lin Xinyan al verla palidecer—. No tienes que ponerte tan pálida.
Entonces, Lin Xinyan se recompuso, pasó por delante de ella y salió del baño.
—Tu embarazo, ¿ya tienes dos meses? —Bai Zhuwei se dio la vuelta.
Lin Xinyan se detuvo y se dio la vuelta.
—¿Cómo sabes?
—No es más que una suposición. —Bai Zhuwei se esforzó por contenerse.
«¿En verdad está embarazada de Zong Jinghao? Como era de esperarse, ¡esta mujer no debe quedarse aquí!» En ese momento, Bai Zhuwei quería deshacerse de esta mujer con desesperación y hacerla desaparecer por completo del mundo de Zong Jinghao.
Después de que Lin Xinyan saliera del baño, fue tomada por Zong Jinghao de la muñeca y sacada del restaurante. Ya se sentía mal y después de ser arrastrada por él, solo sintió que el dolor aliviado volvía a agravarse.
—¡Suéltame!—Quiso gritarle, pero no tenía suficiente fuerza, por lo que le faltó vigor en su tono.
Zong Jinghao solo la soltó después de arrastrarla hasta el costado del camino.
—Puedes decirme si necesitas dinero —le dijo con severidad—. No hace falta que te hagas la victima delante de mí.
No se creía que los Lin hubieran caído en tal situación. Lin Guoan incluso llevó a su esposa e hija a comprar a una tienda de lujo hace dos días. Sin embargo, ¿ahora venía a trabajar como mesera en un restaurante?
Lin Xinyan se apoyó en el cartel publicitario del borde de la calle; de lo contrario, no podría soportarlo, por lo que se esforzó por calmarse.
—Aunque seamos marido y mujer, ambos sabemos que no es más que un trato, uno que nos permite conseguir lo que queremos. No tiene que enojarse tanto por lo que hago, señor Zong.
—¡Al ser mi esposa, me pones en ridículo al hacer este tipo de trabajo!
Zong Jinghao estaba desconcertado por los comportamientos de esta mujer puesto que eran siempre inescrutables.
Por su parte, Lin Xinyan soportó en silencio el dolor frunciendo los labios; justo cuando no podía aguantar más, He Ruize corrió hacia ella.
—Yan, he venido a buscarte. No esperaba que de verdad… ¿Te sientes mal?
Como psiquiatra, era muy observador del lenguaje corporal humano. Aunque Lin Xinyan hizo todo lo posible por soportar el dolor, él notó su malestar.
Después de separarse de ella ese día, fue a ver a Zhuang Zijin a su casa. Se enteró de todo sobre Lin Xinyan por Zhuang Zijin, incluso de cómo quedó embarazada. No podía nombrar los sentimientos en su corazón, pero no se sentía bien.
«¿Por qué no me pidió ayuda a mí después de enfrentar tantos problemas?» Quería buscarla, pero no sabía dónde vivía, así que llegó al lugar donde se encontraron el día anterior para probar suerte. En realidad no esperaba encontrarla.
Lin Xinyan no podía preocuparse por nada ahora, ya que el dolor en su vientre la hacía entrar en pánico, así que agarró a He Ruize del brazo.
—Por favor, llévame al hospital.
He Ruize miró su vientre. Cuando se inclinó para sostenerla, sintió un repentino agarre en el hombro por lo que se dio la vuelta. El rostro de Zong Jinghao se nubló, mientras decía:
—Es mi esposa.
Su tono era neutro, pero temible, como si le estuviera advirtiendo que ella era su esposa y que los demás no podían tocarla. He Ruize sonrió de forma burlona.
—¿Son marido y mujer? —Antes de que Zong Jinghao pudiera reaccionar, añadió—: No es más que un trato. No te casarás con una mujer que ya esté embarazada.
Zong Jinghao entrecerró los ojos, mientras un aura peligrosa salía de él.
—¿El niño es tuyo?

SIGUIENTE

Leave a Reply

comment-avatar

*