Enfermo de amor de Steffi Hernández 016

Capítulo 16 Investigación hecha

Ese día, Lin Xinyan lo había abrazado. «Si no era suyo, ¿de quién sería?»
He Ruize sentía que le dolía el corazón. Si ella lo hubiera encontrado el día del accidente, no se habría metido en semejante desastre. A los ojos de Zong Jinghao, el silencio de He Ruize fue una confirmación, por lo que se burló:
—Solo tiene dieciocho años…
—¿Tú qué sabes? —Los ojos de He Ruize estaban rojos cuando lo reprendió.
Sabía lo que Zong Jinghao iba a decir: que Lin Xinyan se comportaba de forma inapropiada, que era una mujer indecente, que se había embarazado a los dieciocho años. Sin embargo, ¿acaso sabía él por lo que ella había pasado?
He Ruize miró con atención a Zong Jinghao, quien llevaba un traje caro y era probable que costara lo mismo que el salario anual de una persona de clase media.
—Naciste en cuna de oro, así que no has conocido las dificultades de la vida; ¿sabes lo difícil que es a veces llevar comida a la mesa? ¿Sabes lo que se siente no poder elegir? No lo sabes, no sabes cómo ha conseguido sobrevivir hasta hoy.
Lin Xinyan agarró a He Ruize y sacudió la cabeza. No necesitaba la simpatía ni la compasión de los demás, ella solo quería dar lo mejor de sí misma en la vida y cuidar de su madre y del bebé que llevaba dentro. Eso era suficiente para ella.
—Por favor, llévenme al hospital. —Apenas podía mantenerse en pie.
—De acuerdo. —He Ruize se agachó y la cargó.
Lin Xinyan miró a Zong Jinghao que parecía un poco sorprendido por las palabras de He Ruize.
—Lo siento, no puedo dejar el trabajo, pero te preocupes, no dejaré que nadie sepa de mi relación contigo y así no te avergonzaré.
Zong Jinghao frunció el ceño, parpadeó y su mirada pasó por su rostro.
«Esta mujer…»
Nadie más que He Ruize sabía cómo estaba Lin Xinyan ahora mismo, él podía sentirla temblar en sus brazos, así que la llevó al coche y la consoló:
—No te preocupes, no hay sangre, estarás bien.
He Ruize se apresuró a entrar en el coche y la llevó a un hospital.
Zong Jinghao miraba el coche que desaparecía en el horizonte, su mente seguía repitiendo las palabras de He Ruize. «¿Qué secretos guardaba Lin Xinyan con ese actuar tan extraño.» Para aclarar su cabeza al respecto, llamó a Guan Jing.
—Investiga a Lin Xinyan.
—¿Qué debo investigar?
—Todo. —Y Zong Jinghao terminó la llamada.
—Hao. —Bai Zhuwei salió corriendo del restaurante y lo agarró del brazo—. ¿Sigues enojado conmigo por no dejar entrar a Lin Xinyan en la empresa? Sé que me he equivocado, pero es porque te quiero demasiado…
—No, vamos a casa.
No había emociones ni en su cara ni en su voz, escondiendo sus sentimientos en lo más profundo de su ser hasta que nadie pudo ver a través de él, por lo que Bai Zhuwei solo se sentía ansiosa. «¿A quién había estado llamando?»
Lin Xinyan fue empujada a la sala de operaciones del hospital mientras He Ruize esperó afuera. La espera siempre era larga y de vez en cuando, se asomaba a la sala de operaciones. Alrededor de una hora más tarde la puerta del quirófano se abrió y Lin Xinyan fue llevada fuera.
—¿Cómo está? —preguntó Ruize corriendo hacia ella.
El médico se quitó la mascarilla y respondió:
—Tenía signos de aborto porque agotamiento. Ahora está bien, pero tiene que descansar, o no podría tener tanta suerte la próxima vez.
—Entiendo.
Entonces He Ruize la llevó a la habitación del hospital, Lin Xinyan miró a He Ruize y le dijo con sinceridad:
—Gracias por ayudarme siempre.
Él siempre estaba ahí para ella cuando necesitaba ayuda.
—Mientras tú estés bien. —He Ruize tenía su habitual sonrisa amable en el rostro.
—Pagaste la cuenta del hospital, ¿verdad? Te lo devolveré más tarde. —Sus movimientos al hablar tiraron de sus labios secos.
—Hablaremos de esto más tarde, necesitas descansar.
A He Ruize no le gustaba que ella siguiera tan distante con él; cuando entraron en la habitación, Lin Xinyan lo miró y le dijo:
—Dile a mi madre que venga.
No quería molestar a He Ruize más allá de por esto. Él pensó que extrañaba a Zhuang Zijin; después de todo, cualquiera querría que su familia lo acompañara en su momento de debilidad, por lo que tomó el teléfono y llamó a Zhuang Zijin para decirle que Lin Xinyan estaba en el hospital y pedirle que fuera.
—¿Qué le pasa a Yanyan? —preguntó ella asustada.
—Está bien, solo necesitaba descansar. Te extraña.
Fue entonces cuando Zhuang Zijin se atrevió a suspirar. Llegó al hospital tan rápido como pudo; entonces, Lin Xinyan le dijo a He Ruize que ya podía irse.
—Siento haberte molestado —se disculpó Zhuang Zijin.
—Está bien, volveré ahora, vendré a visitarte mañana.—dijo Ruize mirándola—: Descansa bien.
—De acuerdo.
Zhuang Zijin se sentó en el lado de la cama una vez que He Ruize se fue.
—¿Quieres comer algo? —preguntó cubriendo a su hija con la manta. Lin Xinyan negó con la cabeza con su rostro palidecido, lo que molestó a Zhuang Zijin—. Podrías haber tenido un buen futuro, pero perdiste la oportunidad de estudiar y ahora…
Cuando Zhuang Zijin pensó en el bebé que llevaba su hija en el estómago, sintió que le dolía el corazón.
—Dijiste que era del país A. ¿Y si es un bebé con pelo dorado y ojos azules?
A Zhuang Zijin le preocupaba que fuera el local de aquella noche.
—Eso no importa, es mi hijo, y tu nieto. —Lin Xinyan no quería pensar en esa noche; a fin de cuentas, no era más que un mal recuerdo para ella.
—¿El país A?
Zong Jinghao había ido al hospital a visitar a Lin Xinyan y estaba a punto de tocar la puerta cuando se dio cuenta de que Zhuang Zijin también estaba dentro; se detuvo, sin querer molestar a la madre y a la hija.
—Sí, sin importar si el bebé era de piel clara o no, son mis nietos — continuó Zhuang Zijin.
Mientras su hija fuera feliz, estaría de acuerdo con ella y la cuidaría; quizás era el destino toparse con esta niña. Al fin y al cabo, era solo una vez.
Zhuang Zijin relajó la frente y dijo:
—Mi querida hija, has sufrido conmigo.
—¿No abortó el bebé? —Para Zong Jinghao, ella era cada vez más un misterio.
Ese día sin duda había entrado en el quirófano. Todavía estaban hablando y él no quería interrumpirlas así que se dio la vuelta y se marchó. Cuando llegó a la entrada del hospital, sonó el teléfono que llevaba en el bolsillo, lo sacó y en la pantalla aparecía el nombre de Guan Jing, por lo que tomó la llamada.
—He reunido información sobre ella.

SIGUIENTE

Leave a Reply

comment-avatar

*