Enfermo de amor de Steffi Hernández 018

Capítulo 18 Siendo amoroso aquí

Una bola de fuego empezó a crecer en su corazón, la cual llegó de manera tan repentina y ni siquiera sabía por qué.
—¿Te estás poniendo cariñosa aquí? —Su tono era frío como el hielo.
«Esta voz…» Aunque no llevaba mucho tiempo con él, Lin Xinyan supo al instante a quién le pertenecía esa voz, así que se puso rígida y giró la cabeza. «Por supuesto.»
Él no estaba lejos y su expresión era sombría.
—¿Olvidaste lo que dije la última vez?
Lin Xinyan se zafó de forma inconsciente del agarre de He Ruize; como estaba preocupada por Zhuang Zijin ahora mismo, por lo que no se había dado cuenta de que estaba tocando a He Ruize.
—Yo…
Justo cuando Lin Xinyan estaba a punto de explicar, He Ruize la agarró de la muñeca mientras miró a Zong Jinghao.
—Su matrimonio fue solo un acuerdo de un mes. ¿Qué motivos tienes para interferir en sus asuntos privados?
He Ruize sintió pena y compasión por Lin Xinyan después de conocer su historia y ahora quería cuidarla y protegerla. Zong Jinghao, al mirar la mano de He Ruize en la muñeca de Lin Xinyan, soltó una burla desde su garganta.
—Dejas que una mujer con tu bebé se case con otro, ¿y ahora quieres recuperarla?—La burla salió de sus labios y su mirada era tan afilada como una espada mientras presionaba a He Ruize—. ¿Se te puede llamar siquiera hombre?
Los latidos del corazón de Lin Xinyan saltaron, se sentía avergonzada y perdida; pensó que el bebé que llevaba dentro era de He Ruize y todo lo que ella sentía por él era gratitud y respeto, nunca lo haría estar cerca de su inmundicia.
Ella se zafó del agarre de He Ruize y miró a Zong Jinghao.
—Si quieres criticarme, por favor céntrate en mí, no arrastres a nadie más.
Zong Jinghao no había esperado la actitud protectora de Lin Xinyan. «¡Qué cariñoso!» Sin embargo, a sus ojos esto era ridículo y lo llevaba a sentir rabia. Ella ahora era su esposa, pero estaba mostrando su relación con otro hombre delante de él. El fuego inexplicable ardía en su pecho. Ruize tenía razón, su matrimonio era solo un acuerdo, por lo que no tenía derecho a criticarla, solo no quería verlos juntos.
—Sobre la propiedad de Repulse Bay, ven a buscarme si aún la quieres.—Tras decir eso, se dio la vuelta y se marchó.
Lin Xinyan se quedó sorprendida y en trance durante unos segundos. No podía creer que él le estuviera dando otra oportunidad después de que ella hubiera renunciado a ella. Para ella, esto era tentador. Si tenía los derechos de la tierra, tendría el poder de estar en igualdad de condiciones con Lin Guoan y no solo seguirle la corriente.
—Yanyan. —He Ruize estaba preocupado ya que parecía que se había tomado en serio las palabras de Zong Jinghao.
—Estoy bien. —Lin Xinyan negó con la cabeza.
Después de veinte minutos, Zhuang Zijin fue sacada de la sala de operaciones tras derrumbarse por las intensas emociones. Ahora solo le quedaba una hija y Zhuang Zijin se había sentido incómoda cuando escuchó a los demás manchar el nombre de su hija. Al ver las palabras en la pared, no pudo soportarlo y se derrumbó.
—La paciente no podrá soportar las emociones intensas, debe intentar que se esté más tranquila —informó el médico tras enviarla a la habitación del hospital.
—Gracias, doctor. —Lin Xinyan asintió.
Lin Xinyan sabía que la muerte de su hermano menor le había pasado factura y si ella no hubiera estado allí, no dudaba que su madre hubiera seguido a su hermano, ya había pensado que alejar a su madre de ese triste lugar la haría más feliz; sin embargo, ahora su madre seguía sufriendo por sus problemas.
¿Pero quién fue? No había muchos que supieran de su embarazo. ¿Por qué lo hicieron? ¿Qué esperaban conseguir?
He Ruize sabía en qué estaba pensando, de acercó y dijo:
—Ese lugar ya no es adecuado para vivir, así que te ayudaré a buscar uno nuevo.
Lin Xinyan asintió, estaba claro ya no era adecuado, no seguiría quedándose allí arriesgando la salud de su madre.
—Quiero averiguar quién ha hecho esto. —Lin Xinyan creía que esto no era una coincidencia y que alguien debía haberlo organizado.
—Déjalo en mis manos. —He Ruize sonrió—. Soy Ruize, también soy de tu familia.
Lin Xinyan miró a He Ruize y su nariz se puso roja, pues era demasiado amable con ella y no sabía cómo recompensarlo. Bajó la cabeza y no dijo nada, se prometió a sí misma pagarle cuando fuera capaz, pero ahora necesitaba que alguien investigara el asunto; si no, estaría inquieta. ¿Quién sabe si las seguirían a la nueva casa y seguirían molestando a Zhuang Zijin? Cuando pensó en las palabras de Zong Jinghao, se sintió angustiada.
He Ruize pensó que estaba cansada y le dijo:
—Deberías volver a descansar. Yo estaré aquí.
—Yo…
—Ya estoy trabajando en este hospital, tengo una oficina y una sala de descanso. Puedo cuidar de tu madre.
Lin Xinyan miró a Zhuang Zijin, que seguía inconsciente.
—Llámame si pasa algo —dijo tras dudar un momento.
Lin Xinyan dejó su número de teléfono a He Ruize antes de salir del hospital. Solo estaba la señora Yu en la villa lo que la hizo fruncir el ceño y preguntó:
—¿No está en casa?
La señora Yu miró hacia el estudio.
—Está dentro.
Lin Xinyan se cambió de calzado antes de entrar y luego caminó directo hacia el estudio; dudó antes de llamar a la puerta, incluso después de unos cuantos golpes, nadie respondió. Esto la hizo fruncir el ceño y abrió la puerta en silencio. Dentro de la habitación estaba Zong Jinghao, que se apoyaba en el respaldo de la silla; tenía los ojos cerrados, pero ella no sabía si estaba fingiendo estar dormido o si de verdad estaba dormido. Lin Xinyan se acercó con lentitud al escritorio.
—¿Sr. Zong? —preguntó ella en voz baja.
Zong Jinghao levantó poco a poco los párpados y miró con atención a la mujer que tenía delante. Era la primera vez que alguien le llamaba por el nombre de Zong, ella siempre lo habían llamado «presidente Zong» y «joven Zong».
Lin Xinyan juntó sus manos húmedas y preguntó:
—¿Dijiste que me darías las tierras de Repulse Bay?
Con los ojos entrecerrados, le dedicó una sonrisa calculadora.
—Soy un hombre de negocios, no hago nada gratis.
El corazón de Lin Xinyan cayó, pues debería haberlo sabido. ¿Cómo podía este hombre ayudarla sin esperar ninguna ganancia a cambio? Ella no tenía nada que pudiera usar para intercambiar por esta tierra.
—Estoy seguro de que esta tierra es importante para ti. —Zong Jinghao pudo sentir que se echaba atrás.
Lin Guoan había enviado a su madre y a ella misma a ese país; la vida allí no era fácil, ahora su hermano estaba muerto. Estaba seguro de que ella solo debía sentir odio por Lin Guoan. Por un momento pensó que Lin Xinyan había querido la tierra para él, pero parecía que había pensado mal.
—No tengo nada que pueda intercambiar contigo.
En efecto, Lin Xinyan quería la tierra. Zong Jinghao la miró, su mirada tenía un toque de masculinidad madura.
—Lo tienes.
—¿Qué?
—Tú.
—¿Yo? —Lin Xinyan tardó un rato en responder.
Zong Jinghao se levantó y caminó hacia Lin Xinyan, ya estaba demasiado cerca y Lin Xinyan retrocedió por instinto, pero Zong Jinghao la agarró por el hombro.
—¿Por qué retrocedes? —le preguntó—. No muerdo.
Lin Xinyan no sabía por qué le tenía miedo, solo sintió que él no estaba tan tranquilo como mostraba por fuera. La comisura de los labios se volvió hacia arriba en una extraña sonrisa.
—¿Hiciste algo malo? Por eso te sientes culpable ahora.
«¿Qué hizo mal?»
—¿De qué tengo que sentirme culpable?—dijo ella levantando la cabeza.
Ella había levantado la barbilla y él podía sentir su aliento caliente en la punta de su nariz. Esta sensación le resultaba familiar. Su expresión se congeló por un segundo, antes de agarrarle la cara.
—Eres una mujer casada, pero estás siendo demasiado amigable con otros hombres—dijo en un tono peligroso—. No me estás siendo fiel.

SIGUIENTE

Leave a Reply

comment-avatar

*