Enfermo de amor de Steffi Hernández 022

Enfermo de amor novela Capítulo 22 Sin querer profundizar_Las mejores novelas Romance | Miniread
12-16 minutes
—Mamá, lo siento, no me dejes…
Zong Jinghao se quedó sorprendido, miró hacia las manos de ella que se aferraban a su manga y su mirada se detuvo poco a poco en su rostro, parecía estar sufriendo, como si tuviera en una pesadilla.
—¿Lin Xinyan? —Zong Jinghao frunció el ceño.
Lin Xinyan no podía oírlo, parecía estar atrapada en algún horror y estaba ansiosa, pero con rapidez volvió a un estado de calma, su mano soltó a Zong Jinghao y cayó en un profundo sueño. Él se levantó despacio y la miró durante dos segundos, antes de salir de la habitación.
Bai Zhuwei estaba sentada en el sofá, con las manos agarrando la taza con fuerza; cada segundo que permanencia Zong Jinghao en esa habitación era una tortura para ella. «¿No se suponía que esta mujer estaba en el hospital cuidando de su madre? ¿Por qué tenía tiempo para volver?»
Bai Zhuwei había descubierto que Guan Jing estaba investigando a Lin Xinyan, así que cuando Guan Jing envió a alguien al país A para saber sobre su vida, los hombres de Bai Zhuwei habían ido incluso antes y mataron a la mujer que presentó a Lin Xinyan en el trabajo de aquella noche, asegurándose de hacer que pareciera un accidente en el que la mujer cayó desde un piso superior. Fue por eso que Guan Jing no descubrió la parte vital de los sucesos de esa noche.
Ella se esforzó mucho temiendo que Zong Jinghao pasara demasiado tiempo con Lin Xinyan y sobornó a los vecinos del distrito de Zhuang Zijin para que la obligaran a ingresar en el hospital, de modo que Lin Xinyan no tuviera tiempo para pasar con Zong Jinghao. Lo que no esperaba es que esa mujer no se quedara en el hospital.
Zong Jinghao incluso la llevaba en sus brazos. Cuanto más pensaba Bai Zhuwei en ello, más ganas tenía de derrumbarse y no se dio cuenta de que sus pensamientos se reflejaban en su rostro. Cuando él salió de la habitación, vio las expresiones faciales de Bai Zhuwei antes de que ella lograra controlarlas mientras se acercaba en silencio, entonces ella se levantó y su tono de interrogación casi se filtró antes de imponer su racionalidad.
—¿Está enferma la señora Lin?
Zong Jinghao no le respondió de inmediato; en vez de eso, se sentó en el sofá, cruzó sus largas piernas y luego miró a Bai Zhuwei con una mirada ambigua. El corazón de Bai Zhuwei se desplomó porque le tenía miedo de ese Zong Jinghao.
—Hao —dijo con cuidado.
—Mmm, ¿qué pasa?—Había una leve sonrisa en su rostro.
Parecía que no pasaba nada malo, así que Bai Zhuwei sintió que se relajaba, se sentó de forma cuidadosa cerca de él sin que la rechazara. Con ello, su ansiedad disminuyó.
—Este es el contrato de la propiedad en Repulse Bay. —Guan Jing entregó a la carpeta a Zong Jinghao.
La razón por la que Bai Zhuwei había seguido Guan Jing hasta ahí fue porque ella le había oído decir que Zong Jinghao quería el contrato de esta propiedad, la cual estaba en Repulse Bay, había montañas y agua que lo rodeaba; era un buen lugar para el turismo, es por eso había muchos que lo querían. Pero hace dos años cuando se licitó el terreno y el Grupo Wanyue consiguió los derechos del mismo. Aunque tenían los derechos para desarrollar el terreno, no estaban interesados, así que se subastó. Ahora que Zong Jinghao había solicitado de repente el contrato de este terreno, se sintió un poco preocupada; al fin y al cabo, cuando Lin Guoan fue a la empresa a pedir el terreno, ni siquiera se molestó en reunirse con él.
Lin Xinyan era la hija de Lin Guoan y tenía miedo de que Zong Jinghao le diera esa tierra a los Lin por culpa de Lin Xinyan. Su atención no se centraba en la propiedad, sino en cómo Zong Jinghao la estaba tratando.
—¿No se suponía que esta tierra iba a ser subastada? —preguntó Bai Zhuwei, como si no tuviera ni idea.
Aunque lo había preguntado de forma casual, ¿quién era Zong Jinghao para no darse cuenta de esta forma de preguntar? Aunque no dijo nada al respecto, alargó la mano para agarrar a su hombro.
—Zhuwei, ¿cuándo cambiaste?
Bai Zhuwei se congeló. «¿Qué quería decir?»
—¿Cuándo… cuándo cambié? —Bai Zhuwei no entendía.
Zong Jinghao le agarró la barbilla y la obligó a mirarlo.
—En aquel entonces nunca hacías este tipo de preguntas.
Al mirarlo a los ojos, Bai Zhuwei se sobresaltó puesto que nunca había visto esa frialdad en sus ojos. No pudo evitar sentirse nerviosa.
—Yo… —A diferencia de su habitual obediencia y dignidad, perdió el control y dijo—: ¡Tengo miedo! Tengo miedo.
Se zafó de los brazos de Zong Jinghao y se cubrió la cara con las manos.
—Tengo miedo de que le des esta tierra a la señora Lin —sollozó—. Tengo miedo de que te enamores de ella porque es tu esposa. Tengo miedo, tengo miedo de que ya no me quieras…
Bai Zhuwei comenzó a llorar mientras lo decía, parecía apenada. Zong Jinghao nunca había visto esa mirada en ella, así que cerró los ojos mientras fruncía cejas. Su expresión era complicada y nadie podía descifrar lo que significaba.
Después de un rato, el llanto de Bai Zhuwei se convirtió en sollozos, sabía que a veces tenía que ser estoica, pero a veces había que mostrar las lágrimas y el disgusto para captar el corazón de un hombre.
Zong Jinghao abrió los ojos, sus sentimientos ahora estaban calmados, así que extendió la mano para atraerla de nuevo a sus brazos.
—¿Te sientes tan mal?
Bai Zhuwei se inclinó hacia sus brazos y sollozó.
—Solo tengo miedo de perderte.
—No lo harás —suspiró Zong Jinghao.
Puede que fuera un poco astuta y calculadora, a diferencia de su apariencia ingenua; no obstante, era un hecho que ella lo había seguido durante muchos años. Él no quería profundizar en esto.
En la casa, los sonidos de notificaciones del teléfono de Lin Xinyan la despertaron. He Ruize le había enviado mensajes, era una foto y pudo ver la cara de un vecino del distrito. Parecía que el vecino estaba hablando con una mujer.
«La espalda de esta figura…»
Lin Xinyan sintió una sensación de familiaridad, pero no podía pensar por qué la sentía; justo cuando estaba pensando en quién podría ser, sintió una contracción estomacal.
—Ugh…
Salió corriendo del dormitorio, entró en el baño y se desparramó al lado del lavabo mientras tenía arcadas. Guan Jing, que estaba en la sala de estar se quedó atónito, pues había salido de manera demasiado repentina y la puerta de su baño no estaba cerrada. Parecía estar sufriendo mientras se desperezaba dando arcadas.
Bai Zhuwei miró a Lin Xinyan que tenía arcadas.
—La señora Lin está embarazada —dijo ella.
Pensó que Zong Jinghao no lo sabía y quería que lo supiera.
—Debe ser el bebé de ese hombre, el que abrazaba el otro día. —Bai Zhuwei «asignó» adrede un padre para el bebé de Lin Xinyan.
De esta manera Zong Jinghao sólo sentiría odio hacia ella.
Por otra parte, la mandíbula de Guan Jing cayó en sorpresa. ¿La esposa de Zong Jinghao llevaba en su vientre el bebé de otro hombre? ¿No significa eso que se convirtió en un cornudo al casarse con ella? Entonces, levantó con cuidado la cabeza para observar la expresión de Zong Jinghao ya que pensó que estaría furioso, pero se equivocó; en su lugar, sólo había calma. Incluso Bai Zhuwei pensó que era increíble.
«¿No estaba enfadado? ¿No la odiaba?»
—Hao…
Zong Jinghao se recostó en el sofá, su cara demostraba con claridad que no quería saber nada de ella. Bai Zhuwei sólo pudo cerrar la boca, aunque tenía ganas de vomitar, no había salido nada, no eran más que arcadas.
Tras ese momento de incomodidad, Lin Xinyan se enjuagó la boca antes de salir del baño; en ese momento, se dio cuenta de que había gente en el salón y vio a Bai Zhuwei que estaba en brazos de Zong Jinghao. No quiso molestarlos, así que se giró para entrar en la habitación. De repente, una imagen apareció en su mente.
«Bai Zhuwei.»
Entonces volteó a verla y luego vio la foto de su teléfono, tenía el pelo ondulado de color castaño y era más o menos de la misma altura. Sus pupilas se contrajeron. ¿Acaso la mujer que había sobornado a los vecinos era ella?
Cuando pensó en que Bai Zhuwei había intentado empujarla y luego inculparla, Lin Xinyan se dio cuenta de repente de lo que estaba pasando.
Debía de pensar que al casarse con Zong Jinghao le estaba quitando su posición, y por eso la odiaba, por eso había sobornado a los vecinos para que la calumniaran y había hecho que su madre sufriera una enfermedad mental.
Cuanto más pensaba en ello, más le dolía el corazón.

SIGUIENTE

Leave a Reply

comment-avatar

*